Impulsado por los cambios de hábitos, el mercado de Pinamar y sus alrededores propone una oferta diferente de la tradicional; los proyectos.

Algo está cambiando en la costa. Las modificaciones en los hábitos turísticos está mutando la demanda de real estate en el mar argentino. Los players trabajan en dejar atrás el concepto de “la playa solo en verano”. Generan proyectos y posicionan a la costa como un destino que ofrece servicios de vacaciones y también de vivienda permanente. De hecho, una de las novedades de la temporada fue el lanzamiento de Northbeach que promete convertirse en un nuevo destino . Es un pueblo de mar ubicado sobre 278 hectáreas en el kilómetro 378 de la ruta interbalnearia 11. “Es mucho más que un proyecto, será un nuevo destino en la costa Argentina “, afirma Enrique Kilmurry, gerente del área responsable de la comercialización de Northbeach. El desarrollo se emprendió bajo un nuevo concepto de barrio cerrado de edificios con todos los servicios inclusive un centro comercial. La premisa es satisfacer todas las necesidades dentro del mismo destino. “Une los beneficios de los barrios cerrados con la comodidad y el bajo mantenimiento del departamento, y le suma un entorno de servicios como el open mall, con oferta gastronómica, cines y mercados. Además del área deportiva con canchas de futbol, tenis, rugby, polo y una cancha de golf de nueve hoyos. “Al ser un emprendimiento que busca ser un destino en si mismo, tenemos tipologías para todo tipo de cliente “, agrega.

Tiene unidades de uno, dos y tres dormitorios, y penthouses de cinco dormitorios con precios que parten desde los US$ 200.000 hasta US$ 1,1 millones con un valor promedio de entre US$ 1800/m2 y los US$ 2500/m2. “Está pensado en la forma de como se veranea en el mundo. Todas las unidades cuentan con el servicio opcional de limpieza y servicio de playa”, detalla Toribio Achával, presidente de la inmobiliaria homónima que comercializa el proyecto desarrollado por el Grupo Cioffi. La mayoría de los compradores son ex dueños de casas que buscan una opción con más contención. La primera etapa que incluye las seis primeras villas al mar, el centro comercial, los caminos, la seguridad, el área deportiva y la cancha de golf se entrega en marzo de 2018.

“Pinamar es un destino en crecimiento y con mucho potencial, planificada para que se siga expandiendo”, afirma Enrique Shaw, vicepresidente de la desarrolladora Pinamar SA. Se refiere en concreto aun fenómeno que crece: el de la población flotante. Es decir personas que se instalan en el verano y luego van alternando durante el año. “En Pinamar, los residentes permanentes aumentan a un ritmo de 7 por ciento anual. El padrón electoral creció 80 por ciento en los últimos diez años mientras que en el país el incremento fue de 10 por ciento en el mismo período”, cuantifica Shaw quien afirma que la apuesta en la costa tiene un doble beneficio, porque se usa, y al mismo tiempo puede obtener una renta. En su proyecto Pinamar Norte, el desarrollador ofrece lotes unifamiliares de entre 900 y 1.300 m2 con precios que oscilan entre los $1,2 millones y los $ 2 millones. Mientras que en el área del golf tiene lotes internos desde los 850 m2 hasta los 1.200 m2, con un costo que varía entre $ 900.000 y $ 1,5 millones. “Además tenemos una manzana inserta en la cancha de golf con lotes de 909 a 1966 m2, con valores que parten en $1,5 millones y llegan a $3,4 millones. Shaw anticipa que Pinamar Norte y el barrio Náyades ubicado cerca del centro —con incidencias de tierra de US$300/m2 –son las áreas con mayor potencial. El empresario también trabaja en otro loteo sobre la avenida Bunge destinado a desarrollistas para la construcción de edificios.

A la hora de hablar de precios, en el centro el valor del m2 oscila entre los US$ 2000 y los US$ 3000. Uno de los proyectos más ambiciosos es el que levanta el grupo KWZ. Se trata de B Twins, de US$ 20 millones de inversión. Es un complejo de dos torres con amenities con un precio promedio de US$ 3250/m2.

Otro de los lanzamientos es Dunas de Pinamar, un desarrollo que se llevará acabo sobre 177 hectáreas de médanos y bosques con 40 sólo de dunas. Según explica Leonardo Binetti, director comercial del emprendimiento. La iniciativa constará de cuatro etapas. “Cada una es un village y está integrado por 200 lotes unifamiliares”, describe, enfatizando que la primera entrega está prevista para 2019 y que el precio promedio del lote ronda los US$ 40.000, monto que varía, por ejemplo, de acuerdo con la forestación del lugar. “Serán ocho edificios de tres pisos , con unidades de dos y tres ambientes con un valor de US$ 2000/m2″, detalla Binetti y agrega que también habrá chacras con terrenos de entre 5000 y 10.000m2. El proyecto contempla un club hípico y otro vacacional con el que buscan que Pinamar sea el lugar a visitar durante todo el año. Almar es un complejo residencial de 100 unidades en Náyades. “El valor del m2 ronda los $ 32.000″, explica Javier Ortega, socio del emprendimiento que invirtió US$ 2,5 millones en la tierra. Ofrece una financiación a 36 meses durante la obra; y otra modular de 100 cuotas, con un anticipo de 30 por ciento y cuotas que parten del orden de $16.000 ajustables por CAC . “Se ha diseñado de modo que, a partir de la entrega de la unidad, se paga con la renta turística”, finaliza el ejecutivo.

Por Victoria Aranda, Sábado 21 de enero de 2017
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:  

Comments are closed.