En una zona de este barrio conformada por Serrano y las avenidas Santa Fe, Scalabrini Ortiz y Corrientes, hay más de 20 emprendimientos en distinto grado de desarrollo y a su vez, concentra más de 800 locales comerciales de diferentes segmentos y servicios.

Cada barrio porteño cuenta con su impronta y sus atractivos, diferenciándose entre sí por su historia, tradición y puntos turísticos. De todos estos ingredientes, Palermo tiene un poco, a los que le suma otra atracción particular: en los últimos 10 años se consolidó como imán para inversiones inmobiliarias. En la actualidad, en un rectángulo conformado por las avenidas Santa Fe, Scalabrini Ortiz y Corrientes y la calle Serrano, totalizan más de 20 emprendimientos en ejecución, a su vez, el barrio contempla más de 800 negocios, entre bares de moda y locales comerciales, que lo mantienen activo de día y de noche. Sobre este avance, Jorge D’Odorico, director de D’Odorico Propiedades, precisó: “La zona es muy dinámica comercialmente para la gente de todas las edades sean locales, del interior o extranjeros, con otra ventaja fundamental, es segura para vivir”.

Modelo

Sus numerosas y amplias áreas verdes que invitan al paseo y la caminata, son otra opción a tener en cuenta por los usuarios finales al decidir la adquisición de un departamento en la Capital. Ello genera que los inversores apuesten por los nuevos desarrollos de categoría y todo, en conjunto, facilita que el mercado inmobiliario se mantenga activo en este punto geográfico.

Esta situación propicia el interés de los desarrolladores por continuar presentes en la evolución de esta porción de Palermo, como lo explicó Gustavo Szlukier, de la desarrolladora Haus Developers: “La decisión tiene que ver con la activa demanda y el interés de los inversores por invertir en un barrio consolidado tanto para la vivienda permanente, con un alto valor de reventa, como en lo que respecta al alquiler temporario”.

Para este desarrollador, el modelo de negocios que funciona, “son los emprendimientos de hasta 10 o 12 pisos, con unidades de uno y dos ambientes con amenities”. La causa de la demanda es “que cumplen con las características esenciales de la primera vivienda”, dijo Szlukier.

En sintonía con este aspecto, Guido Wainstein, responsable del emprendimiento My Soho, analizó, que “a diferencia de otras zonas, a la hora de pensar un proyecto en Palermo, se apunta a un usuario final joven o de mediana edad”, porque entiende que este público “necesita buena conectividad para trasladarse a su trabajo o a las universidades”, contando con salida rápida en auto y transportes como las líneas D y B de subtes y numerosas líneas de ómnibus hacia distintos puntos.

También, Wainstein resaltó que esos usuarios “no solo consumen la oferta de Palermo sino que al mismo tiempo disfrutan del barrio”. Por estas consideraciones, tanto los desarrolladores como los comercializadores estiman al lugar como estratégico, convirtiendo a Palermo en un polo de atracción para nuevas propuestas. Al decir de Jorge D’Odorico: “El potencial de este barrio seguirá en expansión hacia los aledaños Almagro, Villa Crespo y Colegiales”.

La directora de Ocampo Propiedades, Gabriela Goldszer, sostuvo: “Palermo es mucho más que un fenómeno coyuntural, se trata de un barrio consolidado y en crecimiento que se ve reflejado en la evolución de un viejo barrio de Buenos Aires”. A lo que agregó: “La zona comenzó siendo casa de diseñadores emergentes y se convirtió en un shopping a cielo abierto, que atrajo miles de millones de pesos en inversión en desarrollos inmobiliarios”.

Detalles de las últimas propuestas

Entre los últimos desarrollos que se presentan en la zona se encuentran dos de la desarrolladora Haus Developers, de los que Gustavo Szlukier, indicó: “Uno se denomina Ortiz 1, ya terminado, que demandó una inversión de 17 millones de pesos, y el otro es Ortiz 2, en plena obra, con la inversión de 25 millones de pesos, ambos son de nueve pisos”. El primero se levanta en Scalabrini Ortiz 1413, con unidades mono ambientes, con valores desde los 105.000 dólares, y las de dos ambientes, desde 135.000 dólares, comercializado por Toribio Achával. El segundo presenta mono ambientes al valor de 380.000 pesos al boleto y 24 cuotas de 27.000 pesos y por dos ambientes se abonan 500.000 pesos al boleto más 24 cuotas de 37.000 pesos, para ambos las cuotas son actualizadas con el índice CAC y con un ajuste final, comercializado por Soldati y Toribio Achával.

Mientras que Wainstein, informó: “La torre My Soho, de 22 pisos, en Vera 804, demandó una inversión de 250 millones de pesos”. Posee unidades de dos, tres y cuatro ambientes, con superficie desde 33,33 m2 a 89,80 m2 al valor de 35.000 pesos el m2, con amenities premium. La comercializa Grupo Qualis.

D’Odorico, detalló, que su firma, “actualmente dispone de proyectos residenciales de uno y dos ambientes con amenities más opción de cochera, en Palermo Hollywood y Palermo SoHo”, a valores que oscilan desde los 90.000 dólares a 125.000 dólares.

“Desde Ocampo comercializamos, dos proyectos de torres, Quo, de 16 pisos, en Paraguay al 4400, y Soul Soho, de 17 pisos, en Thames entre Güemes y Charcas. Ambos desarrollos presentan unidades de uno, dos y tres ambientes, con cocheras, bauleras, piscinas e importantes amenities”, dijo Goldszer.

La operadora contó que comercializa Borges Baires, un edificio ya terminado, en Borges al 2100, con unidades de uno y dos ambientes, piscina, solárium y parrillas. Los valores parten desde los 120.000 dólares.

Por último, en cuanto a los alquileres en general dentro del rectángulo las mensualidades varían desde los 4000 pesos hasta los 12.500 pesos, según las comodidades, para la unidad totalmente amueblada.

Por Juan Manuel Raimundo, Sábado 29 de agosto de 2015
Publicado en el suplemento Propiedades & Countries del diario LA NACION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Etiquetas:  

Comments are closed.